La Chica de las Cachimbas


No vienen en las leyes, no pertenecen a los períodos de pruebas, no están recogidas en las buenas prácticas de empleo en ningún trabajo. Pero los jefes también ponen otro tipo de pruebas.
Hoy un par de ejemplos simples de cómo un jefe puede ponerte pruebas.


Son historias verídicas porque me las contó una amiga sobre su propio jefe:





- Ella empezó a trabajar en una discoteca y era la encargada de las cachimbas, una vez, su jefe le había dicho que no le pusiera a NADIE una cachimba gratis a no ser que él mismo en persona se lo dijera. Pues un día su mismo jefe le dijo a un amigo que fuera a hablar con ella de su parte para que le pusiera una. El susodicho llegó y le dijo a mi amiga que le pusiera una cachimba que venía de parte del jefe.


Pudieron haber pasado 2 cosas:


  1. Que se la pusiera efectivamente confiando en que venía del jefe (incluso le había visto hablar con él) pero que incumpliera la orden expresa y por ello provocara la desconfianza del jefe y su posible despido más fácilmente en un futuro o incluso inmediato.


  1. Que pese a ser amigo del jefe, cumpliera estrictamente la orden y a no ser que fuera él mismo jefe en persona el que le diera la orden, no ponerle la cachimba al amigo que vino a pedírsela. Amablemente explicandole la situación para que llamara a su jefe y fuera a hablar con ella para que se la pusiera y así ganar la confianza del jefe.


- En otra ocasión al cobrar su salario su jefe le metió más dinero en el sobre del que correspondía naturalmente sabiendo lo que hacía sólo para ver cómo reaccionaba mi amiga.


Pudieron haber pasado las 2 mismas cosas:


  1. Que se hubiera quedado con el dinero y al poco hubiese sido descubierta y con ello tener que poner una excusa falsa y provocar la ira del jefe provocando también incluso su despido.


  1. Que le devolviera el dinero sobrante inmediatamente y así el jefe vería que se puede confiar en ella.


Mucho cuidado con este tipo de “pruebas” porque nadie las sabe, pero los jefes para probar tu confianza con ellos y con la empresa sí.


Ándate con mucho ojo. Son ejemplos simples, pero son ejemplos reales. Afortunadamente mi amiga se dio cuenta de las pruebas que le ponía su jefe. Pero pudo estar en la calle si no lo hubiera hecho. Menos mal que tuvo cuidado, y pudo seguir durante un tiempo más poniendo cachimbas para pagarse los estudios…




¿Te han puesto alguna vez pruebas parecidas?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por cada comentario que dejes aquí, menos incertidumbre habrá en nuestro "Mercado". Gracias! Juanjo.