Cómo aprendí a hacer malabares con 3 bolas


Cuando iba al colegio, en la asignatura de educación física, una vez para aprobar una serie de ejercicios nos mandaron practicar malabares. Primero con 2 bolas, luego con 3. El que aprendiera a hacer malabares con 3 bolas, tendría más puntos en la asignatura.


Yo tuve que buscar los puntos en otro lugar. Porque terminó el curso y no fui capaz de hacerlo.



No era por falta de equilibrio, ni era por ser patoso o simplemente que se me diera mal, era porque no pensé nunca en que podía llegar a conseguirlo.


Ya algo mayor, y años después, un día pensé en ello y me puse a intentarlo de nuevo. Seguía sin ser capaz, pero practicaba y practicaba ésta vez sintiendo que si seguía haciéndolo me saldría en algún momento. Hasta que de repente en efecto me salió.


Ahora soy capaz de hacer malabares con 3 bolas hasta el punto que me planteé ser payaso (ya lo soy, pero me refiero profesionalmente) no es una broma. Me encanta esa profesión y la admiro.


Lejos de eso, ahora, después de un tiempo, tengo que empezar a hacer malabares otra vez, pero ésta vez no es con pelotas.


Ésta vez es con el tiempo, y con las cosas que lo ocupan. A las cosas pendientes que tengo y a las que me dedicaré de aquí en adelante, al menos durante un tiempo.


Voy a comenzar un Máster, no quiero dejar mis oposiciones paradas completamente, por lo menos repasar lo más fundamental, me gustaría mejorar mi inglés y tengo que seguir mi proyecto personal que es éste blog.


Vaya, son 4 pelotas. Ahora mismo creo 4 son muchas, que no soy capaz de llegar a tener el equilibrio suficiente como para hacer malabares con ellas.


Necesito repetir los ejercicios al igual que hice con aquellas 3 bolas.


Y tendremos que probar a mentalizarnos de que sí somos capaces. Es la única forma.


Y si alguna se cae, pienso que con 3 podemos hacer un buen espectáculo.


¿Con cuántas haces tú el tuyo?


3 comentarios:

  1. Yo voy a aprender ahora.
    El monociclo...eso te va a perder, no tienes NI IDEA de lo que se puede hacer con él. Eso sí que es un reto. Tengo 37 tacos y pocas cosas más divertidas que ese jodido APARATO.
    Descenso de montaña y muchisimas cosas estando prácticamente en el mismo sitio, sin moverte...

    ResponderEliminar
  2. 37 ?! En la flor de la vida! De todos modos, nunca es tarde para aprender natxo. Cuidado con los descensos vertiginosos y a por él !!

    Gracias por comentar ;)

    ResponderEliminar

Por cada comentario que dejes aquí, menos incertidumbre habrá en nuestro "Mercado". Gracias! Juanjo.