La estafa de estudiar oposiciones

Foto vía: expansion.com
¡Mama, quiero ser funcionario!

Desde que una persona tiene ese deseo, hasta que finalmente consigue ser nombrado como tal, la odisea que pasará no se la puede llegar a imaginar ni de lejos.

La imagen brillante que nos han vendido siempre de lo que es ser funcionario público es una estafa. Espero que me creáis. Esto no es una broma.

Ahora intentan dar marcha atrás sobre sus pasos, pero desde siempre, se nos ha inculcado que tener un trabajo fijo es la única opción para tener una calidad de vida adecuada y que la mejor forma era en la Administración. Siento decir desde aquí que no es así y además, no te han explicado bien cómo es el camino.

Ojo, no quiero quitarte las ganas de estudiar, al revés, necesito que seas consciente de la aventura y del riesgo que tiene entrar en este juego, en esta estafa.
Lo de estafa lo digo básicamente por unas razones concretas que no necesitan ser demasiado desarrolladas:

- No se convocan plazas suficientes: Sin embargo es notable la falta de calidad que es palpable por la ciudadanía cada vez que ésta hace uso de los servicios públicos, falta de personal, retrasos, burocracia excesiva, no agilización de procesos…

- Trabajadores públicos que NO son funcionarios: Es una de las causas de la primera razón “no se convocan”, aunque desde las instituciones siempre, SIEMPRE dirán que es por falta de dinero o porque desde “arriba” no le dejan si es otro partido el que gobierna. Mentira. Realmente es porque ese dinero se “invierte” en contratar familiares, personal afín al partido de turno, amigos, etc, que por otro lado, jamás pasarán un proceso de selección como el tuyo. Por tanto, no son funcionarios. A ver si acabamos de una vez con el mito.

- Dedicarás más tiempo y dinero que nunca: En academias, preparadores, coche o autobús, imprimir, temarios, test, y realmente nunca sabrás si todo ellos es lo adecuado o no. Sin nombrar las tasas de los exámenes. Luego el tiempo invertido, será impresionante y puedes perder unos años muy bonitos de tu juventud, debes estar muy dispuesto a arriesgarte y ser consciente de ello. Amigos, pareja, grupos sociales, inquietudes y desarrollo personal, estarán muy limitados porque el tiempo que dediques a ellos quizás deberías estar estudiando. Solo o sola.

- O te sacas la plaza, o no tendrás nada: Ni experiencia, ni años cotizados, ni dinero ahorrado.

- No te harás rico: Tendrás problemas económicos como cualquier trabajador por cuenta ajena si no eres capaz de tener una planificación económica de tus recursos. Además serás el primer objeto al que acudir cuando haya que hacer recortes presupuestarios, te reducirán el sueldo sin dudarlo cuando “haga falta hacerlo”.

- Trabajarás duro: Si alguna vez, ojalá si, lo consigues, trabajarás y mucho. Eso de que los funcionarios trabajan poco es completamente falso, quizás los que flojeen sean 4 acomodados o algunos enchufados que no valoran su puesto de trabajo. Porque la Administración está muy demandada de recursos humanos técnicos que den fluidez a los procesos administrativos o judiciales por ejemplo. Ni hablar ya de si quieres trabajar en el sector sanitario (guardias, turnos…) o en el de la educación (falta de materiales, tensión con padres, obligación a cumplir una programación extensa y rígida…)

No todo es malo, y está claro que la vocación está ahí. Si realmente piensas que la Administración Pública y el servicio al ciudadano en pos del interés general son lo tuyo, debes luchar por ello. Pero por favor, hazlo asumiendo todos estos riesgos.

Valdrá la pena sólo si eres tu mismo quien valora todo el esfuerzo que supone, si valoras la importancia que tiene poder conseguir por tus propios medios y casi sin ayuda esa meta, valorar el sacrificio, la soledad y peso que tienen cada una de las cosas que podrán sentirse afectadas por el estudio de una oposición, pero que adelante podrían ser recompensadas con más tiempo. Esas recompensas, aunque este sea un texto “pesimista”, existen. Permíteme que las dejemos para otro post.



Mucho ánimo compañer@!!!

4 comentarios:

  1. un artículo casi perfecto, salvo en lo de que los funcionarios no trabajan.
    He estado en la administración pública como interino y la mayoría de los funcionarios no hacen nada comparados con sus homólogos de la empresa privada, además que ganan más dinero .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario. Los funcionarios sí trabajan y mucho en ocasiones. Todo depende del lugar donde estén asignados, conozco funcionarios a los que su jefe no sabe qué tareas imponerle, y otros que no pueden estar un rato para descansar porque están sobresaturados.

      Eliminar
  2. Pensé que lo de estafa venía por lo de los interinos. Es cierto que el nº de plazas es exiguo, pero realidad mienten cuando dicen "libre concurso oposición", mienten como cosacos, ya que en realidad son oposiciones de promoción interna encubiertas. Esas plazas llevan años ocupados por personal interino, y no va venir un pringado, aunque se rompiera los codos estudiando y sea el nº 4 de su promoción -digo nº 4 ya que en ello está el mérito, los números 1, 2 y 3 suelen ser arribistas sin mérito- a quitarles la plaza. De hecho, la plaza a concurso no es la del BOE tal y cual, sino la "plaza de Manolo", "la de Loli", "la de Juan", etc., y al interino le preguntan sus compañeros en el pasillo: ¡oye ¿cuándo sale "TU" plaza a concurso?!, y todos saben el origen de la pregunta. Conozco a gente que sacando un 9,5 en unas oposiciones a secundario no le llamaron nunca ni para una baja por maternidad... y al pasar el tiempo caen de las listas, su esfuerzo NO VALIÓ para nada.
    Las oposiciones son una estafa por ese motivo, los beneficiados ya saben que son ellos "los siguientes", ya que así lo pactaron sindicatos corruptos y administración. Se convocan oposiciones cuando la presión de los sindicatos ya no se puede tolerar. Se convocan, unos cuantos interinos "sacan la plaza" pasando por encima de exámenes brillantes por sus "horas de experiencia" y punto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo cada palabra de tu comentario. Y te doy las gracias por ello. Los interinos y los opositores son el último mono en todas las administraciones por desgracia. La unión y la fuerza necesaria que necesitan, no la ofrecen los sindicatos hoy en día. Un saludo.

      Eliminar

Por cada comentario que dejes aquí, menos incertidumbre habrá en nuestro "Mercado". Gracias! Juanjo.